Productos/ Recetas

La persecución del ou de reig

Ya hace tiempo que me considero “boletaire”, es una afición que he vivido en mi familia desde que era pequeño y que se despertó en mi hace más de diez años.

Al principio solamente me animaba a coger las setas que tradicionalmente habíamos cogido en familia, rovellons, pinetells, rossinyols, camagrocs y ocasionalmente llenegues y ceps, al fin y al cabo son las que más conozco y distingo perfectamente (ya se sabe que con las setas hay que ir con ojo) y además las que más abundan por donde nos solíamos mover (Berguedà y a veces la Cerdanya). Pero como resulta que soy de culo inquieto y curioso por naturaleza, ya hace tiempo que decidí animarme a buscar otras clases muy comunes y conocidas, pero no para mí. Aquí empezó la fijación con el ou de reig o amanita caesarea.

Ya el año pasado me estrené cogiendo trompetas (cantharellus cornucopioides), pero por más que lo intenté no conseguí encontrar ni un mísero ou de reig, hasta el punto que consideré el año 2014 “un año perdido y a olvidar a todos los niveles” (es una broma, quien me conoce sabe que digo esas cosas). El problema es que el hábitat es completamente distinto a lo que yo estoy acostumbrado y me daba la sensación de ir completamente a ciegas.

Bien, este año había decidido que no se me iba a escapar (como si mi sola voluntad pudiera decidir semejante cuestión), y después de un par de salidas infructuosas en las que ya empezaba a pensar en pasar de año otra vez, este sábado ha sido el día.

Tampoco nos vengamos muy arriba, quiero decir, hemos cogido tres, pero tres es el triple de la cantidad con la que yo me hubiera conformado. Ahora bien, la semana que viene si vuelvo a intentar, quiero mínimo un Kg o empezaré a ver este año otra vez con malos ojos.

Ahí van unas fotos de los hallazgos:

      

       

Nada más llegar a casa los he limpiado con una servilleta húmeda, los he laminado y he hecho un carpaccio.

Para el aliño he usado una vinagreta con aceite virgen extra de arbequina muy suave y con menos vinagre de lo habitual, el ou de reig tiene un sabor delicado y con cualquier exceso lo anulas. Aún así, se me ha ido un poco la mano con la cantidad de  aliño en general, tomo nota para la siguiente.

No hace falta que lo diga, el sabor es excelente, recomiendo probarlo.

Tampoco hace falta que lo diga, mucho ojo con las setas, hay que conocerlas muy bien y estar seguro antes de cogerlas.

You Might Also Like

No Comments

Responder

A %d blogueros les gusta esto: