Spam

¿Quién dice que en Londres se come mal?

Hay una tendencia generalizada a creer que en Londres se come mal, algo con lo que no estoy de acuerdo en absoluto, me parece imposible que en una de las ciudades más cosmopolitas del mundo no haya innumerables opciones de comida, y las hay. En Londres se come mal y se come bien, probablemente como en la mayoría de grandes ciudades.

Este año he tenido la suerte de pasar allí la Nochevieja y como siempre, he disfrutado mucho de la comida. Primero de todo comentar que no ha sido un viaje a priori gastronómico, ha sido un viaje turístico de familia y nos hemos movido por los lugares más típicos de Londres pero hemos intentado evitar comer a base de  fish & chips aceitosos de puestos callejeros (cuidado, que esas guarreridas tampoco están mal de vez en cuando) y visitar algunos lugares a los que les tenía echado el ojo sin tener que pagar precios prohibitivos.


Una de las comidas típicas de la cocina británica son los pasteles de carne, un menhir de masa relleno de ternera, o cordero, o cualquier animal que se mueva, yo no me podía creer cómo después de haber estado un par de veces aún no me había alimentado de semejante bomba, así que casi nada más dejar los trastos en el hotel nos dirigimos a uno de los pubs del centro en el que tienen más fama.

En el Windmill Mayfair se enorgullecen de haber ganado 3 veces el premio nacional con sus pasteles y la verdad es que vale la pena acercarse a probarlos, yo pedí un steak and kidney pie relleno de ternera, riñones y champiñones, casi nada. Buenísimo oiga, jugoso y sabroso, amén del amabilísimo trato dispensado por el personal.

Era la noche de fin de año y resultaba imposible cenar sin haber reservado previamente menús cerrados y a precios bastante elevados, así que la idea era probar suerte por ahí a ver qué tal, y al final la tuvimos. Acabamos en Chinatown en un vietnamita bastante nuevo y cool llamado Viet Food. Aunque no sabíamos cómo iba a ir la cosa, tanto los entrantes como la sopa pho tai que pedí estaban buenísimos, el trato un poco con prisas, pero se entiende en parte por la noche que era.

Por cierto, por si alguien está interesado en qué es y cómo se hace la sopa pho, dejo aquí una entrada donde puse la receta.

Aunque a día de hoy Jamie Oliver se ha convertido en una máquina de hacer dinero y sus restaurantes son una cadena más, cada vez que he comido en un Jamie’s Italian he salido muy satisfecho. Así que en nuestro segundo día fuimos al de Covent Garden, pedimos unos entrantes que consistían en unas croquetas de espinacas y ricotta, unos arancini (bolas de arroz rebozadas) y unos Italian nachos, que eran una especie de raviolis crujientes rellenos de queso.

Como principal la mayoría pidieron pasta, los típicos meatball pappardelle (pappardelle con albóndigaso prawn linguine (linguini con gambas), pero yo probé la Genaro’s famous porchetta, que resultó riquísima. Para quien no sepa qué es la porchetta, dejo aquí este enlace, aviso que sólo hacer clic ya sube el coletsterol.

Las posibilidades de comer una buena hamburguesa en Londres son bastante sencillas, y donde acabamos esa noche estaban bastante bien sin más (Byron de Wardour St.), buen trato y servicio rápido, hamburguesas bastante correctas, buenos nachos y unos calabacines rebozados crujientísimos, los aros de cebollas tenían un hectolitro de aceite de más pero en general no nos podemos quejar.

Uno de los lugares que tenía que visitar sí o sí era cualquier Ottolenghi y casualmente el tercer día estábamos en Notting Hill en el mercado de Portobello Road, y resulta que allí mismo a dos calles hay un Ottolenghi, mira qué casualidad (léase con ironía). Desgraciadamente el local de Notting Hill está pensado prácticamente para take away, sólo hay una mesa para comer allí con cinco o seis asientos (todos ocupados y con una cola de más gente de la que cabía en la mesa), pero como no entraba en mis esquemas marcharme sin probar nada de allí, acabamos cogiendo algo de comida para llevar y comerla a modo de aperitivo (en la calle y lloviendo).

Como esperaba, todo (y recalco, todo) tiene una pinta espectacular food porn en toda regla, yo probé unos boniatos asados con tahína, unas berenjenas asadas con yogur de limón y harissa y un pequeño bizcocho de lima con mascarpone, todo muy bueno, eso sí, no es precisamente barato.

Parece que en casi todas las tendencias en Londres nos llevan uno o dos años de ventaja y es probable que con la multiculturalidad que hay, el tema de los ramen no sea en absoluto nuevo para ellos. La última noche de nuestra visita cenamos en un Shoryu Ramen que está justo al lado de Picadilly, otro local bullicioso hasta los topes donde sirven principalmente fideos ramen con caldo tonkotsu (un caldo de cerdo que se hace durante 12 horas, espeso y muy sabroso).

2016-01-02 21.18.13

Al final sin proponérnoslo mucho ha salido un viaje redondo a nivel de comida, me han quedado en la cabeza cuatro o cinco lugares a los que sin duda iré en cuanto pueda volver a la capital británica, pero vuelvo muy satisfecho de haber disfrutado de una ciudad que me encanta y con mil ideas en la cabeza y las pilas cargadas para encarar el año.

Feliz 2016.

You Might Also Like

8 Comments

  • Reply
    alacartemenus
    7 enero, 2016 at 19:00

    Me lo apunto todo, que estamos planeando una escapada a Londres para verano-otoño, que hay una exposición de retratos de Hockney que no me pienso perder. 🙂

  • Reply
    El Caldero de Nimue
    9 enero, 2016 at 12:34

    Qué pasada, ¡la verdad es que tiene todo una pintaza espectacular! Y como tú dices, imposible no encontrar buena comida en una mega-metropolis como Londres!! Con las miles de opciones que hay!!!
    Espero que lo pasarais genial. ¡Un saludo!

  • Reply
    carbayon1970
    11 enero, 2016 at 14:06

    No soy de los que digo que en Londres o Reino Unido se come mal, sería una gran estupidez pero si que suelo decir que la gastronomía de las islas no vale para mucho, me refiero a la autoctona.
    Los buenos restaurantes suelen tener chefs formados en Francia y España, será por algo aunque no cabe duda que ese pastel de carne tiene una pinta magnifica.

    • Reply
      Alberto Belmonte
      12 enero, 2016 at 19:42

      Es cierto que la gastronomía autóctona es algo limitada sobre todo comparada con la mediterránea, por otra parte me da la sensación de que se consume bastante precocinado en el día a día y no tantos productos frescos.
      Principiante me refiero a una gran oferta de comida internacional (más informal también) de buena calidad, probablemente reflejo del carácter cosmopolita de la ciudad.
      El pastel de carne estaba de órdago, jaja!

      • Reply
        carbayon1970
        12 enero, 2016 at 21:32

        Claro, comida internacional es la leche. Yo estuve x un barrio hindi q flipas con los sitios cutres pero magníficos y muy caseros. Vamos como si comieses en cualquier sitio en Delhi

    Responder

    A %d blogueros les gusta esto: