Recetas/ Spam/ Verduras

Reconciliación con la coliflor

Mi enemistad con la coliflor venía de lejos. Como cualquier niño decente, detestaba la coliflor con toda mi alma, nada que oliera así al ser hervido podía saber ni medio bien, y encima esos tallos gruesos como acuosos al morderlos, ¡puaj!

Sólo me la podía comer cubierta con kilos de bechamel y queso gratinado, y aún así cuando en el mar de bechamel encontraba un trozo de coliflor, me lo tragaba sin masticar como un pavo.

La aversión se hizo extensiva a todo lo que pudiera tener algo que ver con ese engendro, es decir, col, brócoli… las coles de bruselas ni las había probado, el nombre sólo ya me causaba desconfianza.

Después de varios años pensando que no estaría mal quitarme de una vez las pocas manías que me quedan, descubrí que “San Yotam Ottolenghi” la utiliza bastante y de distintas maneras, lo debía interpretar como una señal. Con el brócoli ya había hecho las paces hace un tiempo, y escaldado muy brevemente en agua hirviendo para ensaladas, pasta, currys o salteados lo encuentro muy bueno.

Este lunes precisamente vi esta actualización en el instagram de Sami Tamimi

Algo con esa pintaza no podía estar malo, aunque fuera coliflor, así que por la tarde fui a la frutería y compré una.

La receta sería algo así como “Coliflor asada con cúrcuma con aliño de tahina y limón”

¿El resultado? Pues la verdad es que muy buena, al hacerla asada se evita la “acuosidad”, el gratinado le queda muy bien, también el comino y el punto picante, y el aliño de tahina le va como anillo al dedo. Me ha sorprendido hasta el punto que la semana que viene voy a por otra para probar más cosas.

Ingredientes para 2 personas

  • 1 coliflor
  • 1 cayena
  • 50ml de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de comino

Para la salsa (es potente, más bien para adictos a la tahina)

  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de tahina
  • 2 cucharadas de agua
  • una pizca de sal
  • cebolleta picada o cebollino (yo he usado la parte interior del tallo de la cebolleta)

Machacar el ajo y la guindilla en un mortero, añadir el comino, la cúrcuma, el aceite y remover bien.

Precalentar el horno a 200º.

Cortar la coliflor en pequeños “ramilletes” pasarla a un bol e impregnarla con la mezcla que hemos preparado antes (es mejor hacerlo con las manos para que quede toda bien cubierta).

Colocar la coliflor en una bandeja con papel de horno y hornear unos 40 minutos aproxiadamente (depende del tamaño que la hayamos cortado este tiempo puede ser menor).

Para el aliño, mezclar la tahina, limón, agua y una pizca de sal y remover bien. Añadir más agua si es necesario (debería tener una consistencia similar a la miel).

Cuando la coliflor esté lista rociar el aliño por encima y la cebolleta cortada.

El resultado:

You Might Also Like

No Comments

Responder

A %d blogueros les gusta esto: