Spam

Soylent… ¿green?

Lo que está claro es que en este mundo hay gente para todo.

En 2013 Robert Rhinehart se propuso fabricar una fuente de alimento más simple que la comida convencional, una alimento con la que se pudieran sustituir todas las comidas que hacemos, un producto nutricionalmente completo con el que una persona pudiera alimentarse de por vida sin tener ninguna falta de nutriente.

La cosa le salió redonda, inició un crowdfounding que cumplió su objetivo en horas (batiendo récords). En 2014 salió a la venta Soylent 1.0, unos polvos solubles en agua y en Septiembre de 2015 apareció Soylent 2.0, la versión líquida con aspecto de batido (a la venta en EEUU y Canadá).

Parece ser que el producto ha pasado análisis científicos y realmente cumple lo que promete, es decir, cualquier persona podría dejar de comer “comida” y alimentarse de Soylent, además de saludable dice ser económico.

En su web se puede ver que todo es muy bonito, muy cool todo, gente joven con aspecto sano haciendo deporte o tumbados en el césped, bebiendo a cámara lenta unas botellas blancas minimalistas que las podría haber diseñado Steve Jobs. Muy bonito todo, muy aséptico.

Qué bien, ¿eh? Qué descanso, no tener que comer comida, ¿no? Quiero decir, ¿realmente existe gente capaz de querer sustituir la comida por un mejunje blanco? ¿Qué hay del sabor, del olor, de ese quedarte pegado a un escaparate de una pastelería, de ese salivar cuando se ve un plato humeante con buena pinta, además del placer que supone compartir una comida con gente, y para muchas personas entre las que me incluyo, también cocinarla? Desde luego, como he dicho antes, hay gente para todo.

Pero lo más curioso del Soylent es el origen del nombre del producto: Soylent era un alimento ficticio de la novela de 1966 de ciencia ficción “¡Hagan sitio! ¡hagan sitio!” de Harry Harrisson y su nombre procede de soja (soy) y lentejas (lentils). La novela es una de las clásicas distopías de la ciencia ficción en la que la superpoblación y la falta de alimentos naturales ha provocado una situación insostenible en el planeta y el Soylent es un alimento procesado que se raciona para poder alimentar a tanta gente.

Pero más conocida que la novela es la película inspirada en ella de 1973 “Soylent Green” (“Cuando el destino nos alcance” en español… telita con las traducciones) protagonizada por Charlton Heston y Edward G. Robinson. La película tiene un punto de partida similar, pero se da una vuelta de tuerca más al tema alimenticio, pues resulta que existe Soylent de distintos colores dependiendo de la materia con la que estén fabricados (rojo, amarillo y verde).

Voy a hacer un inciso, ¿cuántos años han de pasar para que un spoiler no sea un spoiler?, quiero decir, que es una película que tiene 43 años y voy a contar el final, así que si no la habéis visto dejad de leer y sirva este artículo como aliciente para verla. Luego podéis volver y leer hasta el final.

Pues bien, al final del filme Charlton Heston descubre horrorizado que el Soylent verde (alimento teóricamente hecho de plancton que están ofreciendo como la panacea de la alimentación) realmente está fabricado a base de los cuerpos de la gente que muere. Terrible descubrimiento que le hace gritar la clásica frase final: “Soylent Green is people!!!”. (Casualmente el Sr. Heston ya tenía experiencia en llevarse sorpresas desagradables en el futuro, recordad el final de El Planeta de los Simios).

Sobre el origen humano del Soylent verde se han hecho múltiples referencias cómicas. Una bastante memorable aparece en Los Simpson en el capítulo en que, en el futuro, Homer ofrece a Bart y Ralph  “Soylent Green”, mostrando un paquete lleno de personas dibujadas  en el que pone “¡ahora con más chicas!”. También en  la serie Futurama hay un capítulo en que Bender participa en un concurso de cocina en el que el ingrediente base para todos los platos es, como no, Soylent verde.

     

 

Hay muchas más referencias o bromas brevísimas en series, películas o incluso videojuegos y por supuesto no falta el merchandishing rebosante de humor negro, echad un ojo a estas camisetas por ejemplo.

Así que el hecho de que Rhinehart haya escogido ese nombre para fabricar su “alimento definitivo” denota que por lo menos tiene sentido del humor (o intención de captar público nerd, que también podría ser).

Por suerte la realidad es bastante más aburrida y menos traumática, el Soylent que se comercializa no está hecho de humanos …al menos de momento.

You Might Also Like

8 Comments

  • Reply
    entreobleasyaloloco
    14 marzo, 2016 at 11:52

    Como sustitutivo de alguna comida para adelgazar quizá… pero no existe ni existirá alimento alguno que sustituya el sabor y el placer de comer unas patatas fritas con huevo o un delicioso pastel de chocolate… Saludos!

    • Reply
      Alberto Belmonte
      16 marzo, 2016 at 13:19

      Por supuesto que es insustituible. Para adelgazar no se, se que hay gente que lo usa como sustituto de algunas comidas para ganar tiempo en comer, pero si en la vida q llevamos ya tenemos que economizar tiempo hasta en comer, mal vamos!!!

  • Reply
    Patricia
    14 marzo, 2016 at 19:45

    Interesante! Sobre todo en cuanto a ser un producto nutricionalmente completo… aun que ese gusto que te da en el cuerpo cuando tomas esas comidas de puchero en invierno…jajaja no creo que te lo sustituya nada 😉

    Un saludo!

  • Reply
    carbayon1970
    15 marzo, 2016 at 12:44

    Joer lo que aprendo contigo, ahora bien, esa basura que se la tomen los descerebrados yo seguiré como dices tu, deleitandome con escaparates, oliendo y sobre todo cocinando.
    Lo unico positivo que le veo es si puede erradicar la hambruna, tiene mi apoyo al 100%

    • Reply
      Alberto Belmonte
      16 marzo, 2016 at 13:23

      Jajaja, de algo tenían que servir tantos años viendo pelis de ciencia ficción y consumiendo «subcultura» uno tiene la cabeza llena de información aparentemente inútil, jaja. Lamentablemente no creo que la intención vaya por ese camino, evidentemente si fuera así también lo apoyaría.

      • Reply
        carbayon1970
        16 marzo, 2016 at 14:06

        Tu lo has dicho, “aparentemente”. A ver si sacas algo de La Invasion de los Ultracuerpos

    Responder

    A %d blogueros les gusta esto: